24 junio 2014

¡Gracias, gracias a ti! Feliz Solsticio, amigo que me sigues...





Cada vez que me das tu mano, por la fuerza, me doy cuenta que estás. Algo dentro de mi sonríe y se expande... en muchas direcciones.

Cada vez que me miras y me ves, con aquella mirada que sigue mis palabras, recobro el 'yo existo'... y no sabía cuánta falta me hacía.

Hoy, va a ti, mi sentimiento de agradecimiento por tantas y tantas veces que sin valorar tu ganacia, me diste tan grande desde dentro y... sabes que no se pierde porque se lleva dentro para siempre y más allá, cuando dejemos este traje que llamamos cuerpo.

Gracias por dejarme expresar a través del silencio cuando lo he necesitado y no me has abrumado con hojas de ruta cuando he perdido mi brújula.

Gracias por existir y por formar parte de mi vida, aunque sea un cachito o un gran pedazo o un extenso camino. Aunque sea un espacio de minutos, de parada de bus o un recorrido medio o largo... gracias porque lo que nos damos, lo que nos dimos, quedará en nosotros como tesoros con luz.

A estas alturas, tú y yo ya hemos mutado unas cuantas veces y hemos subido de muchas bajadas...

Gracias por estimular con tanta gracia mis recursos y mi sabiduría y dejarme, de nuevo, libre para escribir el libro de mi vida a mi manera...

Gracias multiplicadas por millones!

Feliz solsticio... Feliz Nuevo Nacimiento... 

Sweet Love... ;-)

2 comentarios:

Mau Martin dijo...

Gracias

Anónimo dijo...

Gracias por mostrarnos tu camino tal como es, con adversidades 'de perro' y guerra silenciosa, aún así, luchando y siempre adelante. Somos muchos que te queremos, hermosa ser en la tierra.
Un abrazo de alma a alma.
Esther Rovira