03 diciembre 2014

Los Miasmas en las Constituciones Homeopáticas



Cada constitución homeopática busca el equilibrio en la vida. Cada fondo o terreno miasmático tiene su pulso particular con una serie de circunstancias para llegar a su meta. Unos buscan conectar con su fondo existencial y otros, un impulso exterior para dar sentido a todo. El equilibrio entre ambos aspectos es la curación de cada miasma. 

El motor de verdad no siempre es consciente aunque puede llegar a serlo sea cual fuere el terreno de la persona. 

No es fácil de reconocer a simple vista un terreno miasmático a no ser que estés entrenado para ello. La mayoría te expresará que desea ser feliz y conseguir el éxito y sus acciones se moverán hacia lo emocional en todo su potencial. 

Tiempo atrás hubiera escrito que todos queremos ser amados... Hoy, no puedo afirmar esto con todo lo que quiere decir y comporta. Según la experiencia de cada uno, ser amado puede significar algo muy distinto a lo inspirador del amor. Convencida que necesitamos amor, lo que quiere decir y mueve, no siempre lo queremos en nuestras vidas por nuestra experiencia no resuelta. Puede que el pasado de la persona, a través 'del amor' haya sido a base de facturas muy duras para conseguirlo y llegue a la conclusión de que el amor es algo muy peligroso, incluso idealista, intangible o con sus partes compensatorias en negativo que nada tiene que ver con lo que nos cuentan algunos.
Desde mi manera de ver, es bueno hacer las paces con esto. 

Personalmente, la experiencia de vida es mucho más bella e interesante de la mano del amor y la aceptación, empezando por uno mismo y es de sabios no ser ahorrativos en tiempo ni espacio para dar con ello con toda su extensión y profundidad de sentir y de palabra.

Lo que todos buscamos, entonces, con un ánimo generalizador es el equilibrio, bienestar, ser vistos, considerados tal como somos, dentro de un punto armónico dentro de una gana de emociones bonitas y estimulantes y también, tranquilizadoras. Necesitamos de una zona de confort para reposar que cuanto más extendida esté mucho mejor para nosotros y a la vez, saber que formamos parte del mundo, de nuestra gente,  con nuestros momentos de introspección, recolocación, reflexión, estamos configurados para vibrar alto y compartir grande, cada uno en sus medidas.

La Homeopatía Unicista, entre otros criterios se fundamenta en miasmas. Debo decir que hay varios autores que los entienden de distintas maneras y confieso que todas ellas son muy interesantes. Unas más complejas que otras. Es un pozo grande de sabiduría sin fondo.

He realizado una pequeña pincelada para los que empezáis a interesaros por la Homeopatía Unicista y espero que se entienda como pincelada, ya que los miasmas dan muchísimo más de sí y considerar esto como una base formativa sería una barbaridad. Tomadlo como un aperitivo. 

Las personalidades de carácter Psórico buscan cómo estar bien a través de la tranquilidad, reducir los problemas de la vida exterior a la expresión mínima. Las aspiraciones personales, el volar, expandirse es más a nivel interior que exterior. Son de corte introspectivo aunque pueden ser muy buenos comunicadores. Son muy espirituales, tienen una vida secreta dentro de sí que muy pocas veces comparten, incluso con sus seres más queridos. No es por falta de confianza, quizás no han llegado a poner palabras a lo que sucede por dentro, todo un universo. 

El Sycósico, que no tiene nada que ver con el psicótico que entiende la psicología, contagia todo su alrededor con sus aspiraciones vitales. Es dinámico, suele ser rápido y mueve mucho. Busca cosas tangibles, ambiciosas, lo externo le motiva. Utiliza esta comunicación exterior para su propio bien. Espera cosas de la vida pero de manera más ligera que el Psórico. Es visceral, muy influenciable. Se siente, a menudo, vulnerable cuando recibe alguna crítica porque le falta base a lo que hace y dice. Su evolución, entre muchos aspectos, estará en conseguir cómo construirse y crear unos buenos fundamentos, valores en todo lo que realiza. 

El Syphilitico es transgresor por naturaleza, promueve cambios drásticos, a veces buenos y otras no tanto. Sus búsquedas son fuera de norma, con una ambición muy alta puede llegar a resultar destructivo. Sorprende y sacude lo que nadie ha tocado antes. Es desmedido en sus acciones y reacciones. No sabe cómo pero siempre llega a conseguir dañarse, tarde o temprano. Le sale de dentro sin él quererlo. Su evolución consistirá en ser consciente de sus pasos y cómo los crea. Llegar en concreto qué quiere en su vida y observar si su hacer va en coherencia a lo que en el fondo aspira y desea. 

Os dejo apunte de algunos remedios homeopáticos, desde el fondo miasmático para que os hagáis una idea un poco más concreta.

Arsenicum Album carece de vitalidad, de motivaciones y si las tiene, empieza a verlo negro. Ha entrado en un bucle que no puede salir porque es tan real como la vida misma… el miedo existencial. El sentido de la vida… ya no hay salida. Asume a una pulcritud extrema con el ánimo de poner algo de orden a tanto desorden y algo de bello a tanto desastre. Arsenicum Album tiene mucho de Syphilitico con un comportamiento con su entorno, en segundo término Sycótico cuando mejora y sale de su autodestrucción. 

Calcarea Carbónica también tiene miedos existenciales, pero no son tan destructivos como de la talla de Arsenicum Album. Calcarea busca la paz, la tranquilidad, unas buena base que no será tan complicada como la de Arsenicum para vivir en equilibrio pero sí con unas raíces mucho más fuertes. Calcarea es muy Psórica y se paraliza, aunque tiene su aspecto Sycótico y este se manifiesta cuando enferma y cuando de desinhibe en un entorno que él vive como cálido. Aunque parezca que no avanza, Calcarea va a su ritmo, no lo moverás de ahí, no puede ni quiere y es muy lento, eso sí, siempre avanza… consiguiendo tramos que se hace suyos para siempre acompañado del griterío de sus compañeros sycóticos y syphiliticos que no llegan a comprender su ralentí.
 
Es como la ostra que necesita de su tiempo para transformar la herida en una perla preciosa...


Tendríamos que relatar todos los remedios homeopáticos en busca de su arca perdida con el fin de estabilizarse y poder disfrutar de su existencia… 

Sé que os está gustando. A mí, también.

La lucha permanente por el equilibrio, el bienestar, la polaridad en la que estoy bien o mal (frío-calor, humedad-sequedad, solo-acompañado, lugar interior o exterior...) En innumerables ocasiones se precisa entrar en el caos interior o exterior, según el terreno miasmático, para conseguir un nuevo orden, cada uno de ellos en su lenguaje y a su manera. 

No olvidemos que cada emoción que experimentamos y vivimos, en cada aspecto de nosotros, existen polaridades que son las encargadas de mantenernos en equilibrio. 

Estoy convencida que entender esto, detectarlo en nosotros mismos nos ayudará avanzar a pasos de gigante y ser más benevolentes con nosotros, con los demás y conseguir todo aquello que deseamos en la vida.